Cómo convertir un garaje en lugar de trabajo

Una vivienda es como un organismo vivo, cambia, crece, se mueve, por eso la decoración de interiores estar al servicio de las necesidades de sus ocupantes para generar espacios acogedores, funcionales y atractivos. En este caso veremos un ejemplo concreto donde se decidió convertir el garaje en lugar de trabajo debido a la falta de un espacio más apropiado en el interior de la casa.

La falta de espacio llevó a instalar el taller en el garaje, pero era necesario acomodarlo para que ofreciera un espacio cómodo donde todo estuviese a la mano. Manteniendo el piso de cemento pulido, se optó por pintar de blanco las paredes y el techo para aumentar la luminosidad y dar sensación de amplitud.

Cómo convertir un garaje en lugar de trabajo

En el amoblamiento se utilizaron muebles de segunda mano. Cajoneras y estanterías para almacenar los materiales, una mesa vieja y varios tablones con acabado melamínico ofician de superficies de trabajo. Todos los muebles, a excepción de las sillas, son blancos.

Las sillas son negras de hierro y con tapizado de imitación cuero. Se pintaron con antióxido negro y se decoraron con cojines en blanco y negro.

Para la iluminación se utilizaron rieles con lámparas de aluminio, que permiten ubicarlas donde se necesita mayor concentración de luz. Se complementó con alguna lámpara de dibujo lo que da mayor flexibilidad a la iluminación.

Cómo convertir un garaje en lugar de trabajo

Un ropero viejo que guarda los objetos que no se quieren a la vista, es el único elemento que rompe con la armonía en blanco y negro. Para que no se tragara toda la luz del ambiente, se instalaron espejos en las puertas, para contrarrestar el color oscuro de la madera. Los espejos, además de aumentar la luminosidad, duplican visualmente los espacios, principalmente en este caso que están situados frente a la ventana, con un mayor efecto iluminador.

Mas noticias sobre : Adornos, Consejos, Informal, Oficinas, Reformas
Comentarios : (0)