Cómo tapizar un sofá y ahorrar al mismo tiempo

La tapicería es un arte complejo que cuenta con una prolongada tradición. Dicha técnica se encarga de vestir nuestros muebles con tejidos y ornamentos que los vuelven más confortables y funcionales.

Cuando pensamos en tapizar un sofá (o un beregere, silla, mecedora, etc.) debemos considerar ciertos aspectos determinantes para lograr el sofá que estábamos imaginando.

Si deseamos un sofá completamente nuevo, tendremos que determinar muy bien el tipo de sofá y su estilo. Determinaremos si será moderno, clásico o retro, si tendrá patas o zócalo, si será simple o deseamos un sofá cama.

Antes de emprender la tarea, lo primero que debemos hacer es tomar las medidas del espacio disponible para ubicar el sofá. Con estos datos podremos saber si tendrá dos, tres o más cuerpos. Hay que verificar que el sofá quepa holgadamente, pero además que deje espacio para pasar con comodidad a su alrededor.

Si lo que deseamos es renovar nuestro viejo sofá, tenemos que elegir el material para tapizarlo. Si lo tapizamos en tela, tendremos una gran variedad de telas como los chintz, terciopelos, brocados, corderoy, chenile, cretona y jaquard. También tenemos la variedad de los cueros, con cuero natural y cueros ecológicos o sintéticos, son fáciles de limpiar y muy resistentes.

La elección del material debe estar comandada por la función. Un sofá para un hogar con niños debe ser resistente y de fácil limpieza, por lo que se sugiere el cuero o la cuerina. Pero un sofá para un piso de soltero que se utiliza poco, puede resistir tejidos más elegantes y delicados, como el terciopelo o el jaquard.

Una vez concluidas las tareas previas, procedemos a retirar la tela, que nos servirá como molde para cortar la tela nueva. Presten atención a la disposición de los detalles, para que al ensamblar nuevamente el sofá todo quede igual. Recuerden dejar unos centímetros extra en las piezas de tela para sujetarlas cómodamente al armazón, sin que luego se desprendan.

Como verán, no es demasiado complejo y se ahorrarán mucho dinero con la tarea. Además del orgullo de tener un sofá tapizado con nuestras propias manos.

Mas noticias sobre : Sofás
Comentarios : (0)